El Libro de Urantia

El Libro de Urantia

En 1953 un extraño texto se editó en los EE.UU. Sus afirmaciones calaron hondo en una sociedad que buscaba respuestas a lo desconocido, desde los misterios de la aparición de la vida humana y su relación con el universo, a la mismísima estructura de la Creación. Aquel libro de más de 2,000 páginas (impreso en papel biblia) parecía responderlo todo. Lo inquietante, en todo caso, no era la gran cantidad de información allí reunida. El misterio se hallaba en los autores de esta obra: no eran humanos.

 

Un libro “de otro mundo”

 

Corría el año 1934. A orillas del lago Michigan, en Chicago, tres personas, dos hombres y una mujer, empezaron a recibir a través de la telepatía y escritura automática una serie de capítulos que profundizaban la historia cósmica de la Tierra. Estas revelaciones eran “dictadas” por entidades no humanas —quizá extraterrestres— que se identificaban en los mensajes como “Portador de Vida”, “Censor Universal”, “Consejero Divino”, “Perfeccionador de Sabiduría”, entre otros nombres. Con el transcurrir de los años, se recibió una gran cantidad de información. Pero no se divulgó abiertamente. El grueso manuscrito que reunía las enseñanzas de aquellos seres terminó encerrado en una caja fuerte de un banco de Chicago. Y allí permaneció hasta 1950, cuando fue sacado a la luz por un grupo interesado en sus revelaciones. Unas cincuenta personas, todas ellas con profesiones importantes —médicos, psiquiatras, banqueros— crearon en torno al manuscrito una fundación que protegiera su conocimiento y promoviera su estudio. Se autodenominaron “Fundación Urantia”.

 

Urantia es el nombre que los supuestos seres de otros mundos le otorgan a la Tierra. “El Libro de Urantia”, como hoy en día se le conoce mundialmente, es probablemente el libro canalizado en tiempos modernos más importante. Sus revelaciones, se dice, ha “inspirado” a diversos grupos de contacto extraterrestre y “canalizadores”, e inclusive a investigadores y reconocidos escritores como el periodista español Juan José Benítez, de quien se afirma empleó párrafos enteros de Urantia en sus libros “Caballo de Troya” y “La Rebelión de Lucifer”. Como fuere, el misterioso texto, que cuenta con un sinnúmero de ediciones y traducciones a varios idiomas, se resume en cuatro grandes capítulos que detallan la estructura del cosmos, la vida inteligente en el espacio, la Tierra y su historia, y aspectos desconocidos de la misión de Jesús.

 

Leer el libro"Online".